FRACTURA DE COSTILLAS

¿QUÉ SON LAS FRACTURAS DE COSTILLAS?

Las fracturas de costillas o fracturas costales es una lesión frecuente que ocurre cuando uno de los huesos de la caja torácica se quiebra o se fisura. La causa más frecuente es el traumatismo de pecho, como una caída, un accidente automovilístico o impacto durante la práctica de deportes de contacto.

En muchos casos, las costillas fracturadas en realidad están solamente fisuradas. Si bien son dolorosas, las fisuras de costilla no son potencialmente tan peligrosas como las costillas que se han fracturado en partes pequeñas. Los bordes irregulares de un hueso fracturado pueden dañar los vasos sanguíneos u órganos internos principales, como los pulmones.

En la mayoría de los casos, las costillas fracturadas se curan por sí solas en uno o dos meses. Un adecuado control del dolor es importante para que puedas continuar respirando profundamente y evitar complicaciones pulmonares, como la neumonía.

¿CUÁNDO CONSULTAR AL MÉDICO?

Consulta con el médico si aparece un punto muy sensible en la zona de las costillas después de un traumatismo, o si tienes dificultad para respirar o dolor al respirar de manera profunda.

Busca atención médica de inmediato si sientes presión, inflamación o dolor opresivo en el centro del pecho que dura más de unos pocos minutos o dolor que se extiende más allá del pecho y llega al hombro o al brazo. Estos síntomas pueden indicar un ataque cardíaco.

Solicite una consulta aquí

¿CUÁLES SON LAS CAUSAS?

La causa más frecuente de las fracturas de costillas son los impactos directos, como aquellos de los accidentes automovilísticos, las caídas, el maltrato infantil o los deportes de contacto. Las costillas también pueden fracturarse por traumatismos reiterados de deportes como el golf y el remo o debido a la tos intensa y prolongada.

Factores como osteoporosis, práctica de deportes o tumores óseos de costillas pueden aumentar el riesgo de fractura en una costilla.

¿EXISTEN COMPLICACIONES?

Una costilla fracturada puede dañar los vasos sanguíneos y los órganos internos del tórax o abdomen. El riesgo aumenta con la cantidad de costillas fracturadas. Las complicaciones varían según qué costillas te fractures.

¿CÓMO SE HACE EL DIAGNÓSTICO?

Durante la exploración física, el médico presionará suavemente las costillas. Posiblemente también escuche los pulmones y observe cómo se mueve tu caja torácica cuando respiras.

Es posible que el médico solicite una o más de las siguientes pruebas de diagnóstico por imágenes:

Radiografías

Tomografía

Resonancia magnética

Gammagrafía ósea

¿CUÁL ES EL TRATAMIENTO?

La mayoría de las fracturas de costilla se curan solas en seis semanas. Restringir las actividades y colocar hielo en la zona pueden ayudar con la cura y el alivio del dolor.

Medicamentos

Es importante obtener el alivio del dolor adecuado: si duele al respirar profundamente, podrías contraer neumonía.

Terapia

Una vez que se haya controlado el dolor, el médico podría indicarte ejercicios de respiración para ayudarte a respirar más profundamente, ya que con la respiración poco profunda puedes correr el riesgo de desarrollar neumonía.

Cirugía

Puede requerirse cirugía para colocar placas metálicas en los sitios de fractura en los siguientes casos:

Dolor de difícil control

Dificultad para la respiración

Daño constante al pulmón Desplazamiento considerable de la fractura.